El liderazgo católico no es un conglomerado de adoctrinamiento. Por Carlos Montiel*

  

AnalistasCatólicos.org

En junio de 2003, Álvaro Delgado, autor del libro “El Yunque, la ultraderecha en el poder”, desvirtuó ante la opinión pública el verdadero papel de los líderes católicos mexicanos. El reportero, afirma que el Yunque es una cofradía secreta, que se mantiene al margen del Partido Acción Nacional (PAN). “Se trata de una organización secreta de inspiración católica que recluta jóvenes para adoctrinarlos y adiestrarlos en el combate físico e ideológico, con el fin de avanzar políticamente en la conquista del poder público para instaurar su muy particular forma de concebir el mundo”, escribe Álvaro Delgado. [1] 

Desmentir la existencia de la Organización Nacional del Yunque, no es el interés de este tema, por el contrario, echar en tierra la presentación que generaliza al liderazgo católico, como ser un conglomerado de adoctrinamiento. 

El líder católico no es adoctrinado. Adoctrinamiento, es permanecer dentro de un cuerpo de conocimientos o prácticas propagandistas, utilizadas como medio de control social por élites dominantes. Siendo este medio, el instrumento de algunos grupos que a lo largo de la historia han utilizado para alcanzar con mayor probabilidad de éxito, los intereses de sus partidos o grupos. La Iglesia, considerando la dignidad personal de cada ser humano, expresa que el hombre “no es una cosa o un objeto del cual servirse; sino que es siempre y sólo un sujeto, dotado de conciencia y de libertad, llamado a vivir responsablemente en la sociedad y en la historia, ordenado a valores espirituales y religiosos”.[2]Las obligaciones políticas, económicas y administrativas pertenecen a los fieles laicos, no a los sacerdotes ni a los religiosos. “Mediante estas responsabilidades, los laicos ponen en práctica la enseñanza social y cumplen la misión secular de la Iglesia”. [3] La Iglesia no adoctrina, por el contrario, enseña que son ellos como miembros de la Iglesia, los “llamados por Dios a buscar la santidad, que es la perfección del amor, guiados por el Papa, los Obispos y los demás miembros de la jerarquía”. [4] 

*EL AUTOR ES FUNDADOR Y PRESIDENTE DE CACM

  

REFERENCIAS 

[1] EL YUNQUE. La ultraderecha en el poder. Introducción. Autor: Álvaro Delgado. Editorial Plaza Janés. Prólogo de Julio Scherer García. 

[2] VOCACIÓN Y MISIÓN DE LOS LAICOS EN LA IGLESIA Y EN EL MUNDO. CHRISTI FIDELES LAICI”. Juan Pablo II. Exhortación Apostólica. Editorial: San Pablo. “La persona humana: una dignidad despreciada y exaltada”. Página15. 

[3] Cf. Concilio Vaticano II, Const. Past. Gaudium et spes, 43: AAS 58 (1966). 

[4] EL PERIODISMO DE LA FE. “La Iglesia y sus miembros”. Página 43. Autor: P. Eugenio Lira Rugarcía. Comisión Episcopal para la Pastoral de la comunicación.

Comments are closed.